Arte - Período Medieval 

Textos elaborados  por José Ignacio González Ramos, Catedrático de Geografía e Historia

A lo largo del período medieval  (s. VIII-XV) y en relación con el Bierzo podemos distinguir los siguientes períodos artísticos: Arte Prerrománico (Visigodo y Mozárabe), Arte Románico y Arte Gótico.

Arte Prerrománico

El arte prerrománico en un sentido amplio abarca cronológicamente desde el siglo V al siglo XI; en él se suelen distinguir dos períodos:  

  1. Hasta el siglo VIII (invasión musulmana); En la Península Ibérica se corresponde este período con el arte visigodo, siendo la mayoría de las obras del s. VII o de comienzos del VIII.
  2. Siglo VIII- siglo XI.- En la península este período muestra dos importantes "estilos artísticos": el primero el llamado prerrománico asturiano con ciertas similitudes con los estilos prerrománicos europeos, mientras que el mozárabe constituye una particularidad del arte peninsular respecto al resto de Europa, debiéndose a que una parte importante del territorio había sido ocupado por los musulmanes.

Arte Visigodo

Teóricamente y por lo que hemos visto a nivel histórico, el período visigodo debería haber producido obras artísticas de interés, sobre todo en el Bierzo. En cambio, la realidad es que son muy pocos los vestigios existentes y además de dudosa filiación visigoda. Prácticamente sólo podemos destacar algún capitel muy sencillo y con decoración vegetal (Compludo, torre de S. Pedro de Montesy ermita de la Sta. Cruz), aunque señalando su dudosa adscripción visigótica.  >

Arte Mozárabe 

Tanto el arte Asturiano como el Mozárabe se incluyen en la segunda etapa del arte prerrománico. En cuanto al primer estilo no existen muestras importantes en el Bierzo; simplemente algunas influencias en obras que en general se incluyen dentro del mozárabe. 

Tradicionalmente se ha considerado que el arte mozárabe nace con los cristianos que viven bajo el dominio árabe. Nace en el sur peninsular y asciende hacia las regiones del Norte de forma paulatina por lo que también se habla de Arte de la repoblación. En el momento actual el propio término de Arte Mozárabe es bastante cuestionado, prefiriéndose el ya citado de Arte de la Repoblación que tiene así un sentido bastante más amplio; en él existen elementos comunes, pero también una gran variedad tanto en planta como en alzado en los distintos edificios. 

Cronológicamente, la mayoría de las obras conservadas son del s. X, aunque se mantienen en la centuria siguiente, conectando con el arte románico. Los focos más importantes son Toledo y zonas de Castilla la Vieja, León donde destaca El Bierzo, y en menor medida, Galicia, N. de Portugal y Cataluña. 

Como elementos que influyen en este estilo artístico hay que destacar el componente bajorromano, la influencia bizantina -cubiertas abovedadas a distinta altura-, la gran influencia visigoda y por supuesto la impronta oriental islámica. 

De las dos iglesias que se encuentran en el Bierzo nos vamos a referir a la de Stº. Tomás de las Ollas

  • Localización: Pueblo muy cercano a Ponferrada, al que se puede acceder desde la actual carretera nacional VI o desde Ponferrada en un desvío indicado próximo a la antigua residencia sanitaria, o desde la actual N-VI. >
  • Planta: originariamente es probable que fuese un recinto de nave única y cabecera cuadrada exteriormente y ultrasemicircular muy pronunciada en el interior. La orientación es Este-Oeste. En el momento actual existen tres dependencias adosadas a la planta: dos en el muro norte (muro del evangelio) de planta ligeramente rectangular. En el muro sur existe también una pequeña dependencia adosada y que se utiliza como lugar de reunión de la junta vecinal. Tiene espadaña a los pies.
  • Alzado: Los materiales utilizados son fundamentalmente mampostería de pizarra y cuarcita, junto con cantos rodados, utilizándose sillares de granito en alguna zona muy concreta como la portada. En el interior, el granito se utiliza en arcos, en la moldura que sirve de base a la cúpula y en las pilastras.
  •  Soportes:
    • En la capilla de la cabecera: nueve arcos de herradura que van sobre pilastras que se apoyan en un zócalo a  ras del suelo.
    • En el arco de triunfo: Se trata de un doble arco de herradura que va sobre pilastras
    • También hay pilastras en la capilla lateral a la que se accede mediante arco de 1/2 punto.
  • Portada: existe una pequeña portada en el muro sur del edificio, construida con arreglo a modelos románicos, con remate en doble arco de 1/2 punto y con una decoración muy simple en base a la utilización de molduras.
  • Cubiertas: existen varios tipos. La nave lleva cubierta de armadura de madera con refuerzo de seis tirantes. La cabecera presenta una cúpula de 11 cascos formando un original sistema de cubrición. Esta cúpula arranca de un polígono irregular de once lados. La capilla lateral presenta cúpula semiesférica sobre pechinas. La cubierta exterior es de pizarra a dos aguas en la nave y a cuatro en las capillas. 
  • Retablos: El de la capilla lateral presenta características renacentistas e incluso barrocas.  
  • Cronología: Documentalmente no se ha podido datar esta iglesia; en general se considera que la cabecera corresponde  a un estilo mozárabe tardío (s.X-XI); la portada, aunque con dudas, se suele situar en el románico (s. XIII), mientras que los retablos, como ya hemos señalado son de los siglos XVI y XVIII. 
  • Otros datos de interés: Tanto el pueblo como la propia iglesia dependieron del monasterio de S. Pedro de Montes. El pueblo se documenta con el nombre de Stº. Tomás de Entrambasaguas, siendo sustituido por el actual porque en él se fabricaban últiles relacionados con la alfarería.

Otros restos artísticos atribuidos a este período: 

  • Relieves de la ermita de la Sta. Cruz en Montes de Valdueza.
  • Cruz de Peñalba (actualmente en el Museo de León). Es anicónica y sigue el modelo asturiano de cruz patada. Presenta adorno con greca floral y piezas fijadas por cabujón con inscripción oferente en el reverso.

Arte Románico

Análisis de ejemplos significativos de románico en el Bierzo En relación con los Monasterios, hay que tener presente que son pocos los restos románicos que quedan en los monasterios bercianos ya que fueron reformados o entraron en un proceso de total deterioro tras la exclaustración. Podemos encontrar restos románicos en: 

  • Sta. María de Carracedo: restos de la antigua iglesia (portadas, fundamentalmente).
  • Monasterio de S. Pedro de Montes (Montes de Valdueza). Restos en el templo incluyendo parte de la torre.
  • Monasterio de Nuestra Sª de la Asunción (S. Miguel de las Dueñas). Algunos restos en la zona de clausura (bodega) y portada. 

En relación con las iglesias, son numerosas las de carácter parroquial que presentan características, en mayor o menor grado, que son propias del románico; en este sentido, no debemos olvidar que la principal vía de difusión del arte románico es el Camino de Santiago que, en el caso del Bierzo, atraviesa toda la comarca de este a oeste. Nosotros vamos a analizar aquí algún ejemplo significativo. 

Santa María de Vizvayo (Otero)

  • Localización: Desde Puente Boeza, nada más cruzar el puente, sale una carretera muy estrecha, a la derecha, que sube hacia un altozano, en la falda del monte Pajariel, en el que se encuentra la iglesia.  
  • Planta: Una sola nave rectangular, con cabecera semicircular al interior y al exterior, de orientación este-oeste, cerrada a los pies con un muro sobre el que va la espadaña. En el lado sur se le añaden en períodos posteriores al de construcción de la iglesia, una sacristía, un atrio que cubre la puerta de acceso y otra dependencia hacia los pies.
  • Alzado:
    • Materiales: Salvo los contrafuertes exteriores y los vanos en los que se utilizan sillares bien escuadrados de granito, en el resto se utiliza mampostería de pizarra y cuarcita.
    • Soportes: Pilares adosados.
    • Cubierta: Bóveda de horno (1/4 de esfera) en el ábside y de cañón en la nave,  reforzada mediante un arco fajón, mientras que otro arco separa la cabecera de la nave. 
  • Portadas:  La más interesante es la del muro norte (da hacia el cementerio), constituida por dos arcos de 1/2 punto y un tímpano plano. La decoración es de billetes. La portada sur es de época moderna al igual que el pequeño pórtico.
  • Vanos: Aparecen tres en el ábside: los dos laterales presentan derrame interno; el vano central se encuentra enmarcado en un arco de medio punto y es geminado mediante dos arcos de herradura con una columna con capitel de decoración vegetal. En el muro norte aparece una pequeña saetera.
  • Decoración escultórica: Existe una moldura que divide horizontalmente el ábside en el exterior y que presenta una decoración de taqueado, bolas y dos piñas. Los modillones son en su mayoría lisos, salvo dos (cabezas zoomorfas), situados sobre la zona central del ábside y uno con decoración de pomos en el muro sur. También en el interior, en el presbiterio (cabecera) hay decoración de bolas y taqueado. Además destaca un crucifijo del s. XVI en el ábside y dos imágenes de S. Cosme y S. Damián del s. XVII. 
  • Cronología: Desde la cabecera a la mitad de la nave es claramente Románica, probablemente de la 2ª mitad del s. XII, aunque ciertas influencias mozárabes (arcos de herradura) sugieren para algunos autores una datación anterior -finales s. XI-, considerando que es una de las iglesias románicas más antiguas del Bierzo. El resto de la nave, el muro de los pies y las dependencias que hemos citado son del s. XVI (1682), mientras que en el s. XVIII (1707) se cubre con una bóveda.

Otros ejemplos

  • Iglesia de Nuestra Sra. de la Plaza (Cacabelos). Abside de la antigua iglesia, adosado a la actual.
  • Iglesia de S. Esteban (Corullón).  
  • Iglesia de S. Miguel (Corullón).
  • Iglesia de S. Juan de S. Fiz (Corullón).  
  • Iglesia de S. Miguel (Espinoso de Compludo). Una ventana en el muro norte.
  • Sepulcro de la iglesia de Santiago (Peñalba).
  • Iglesia de S. Martín (Salas de los Barrios). Portada occidental, ventana y algunos canecillos.
  • Portada de la iglesia de Sto. Tomás (Sto. Tomás de las Ollas).
  • Portada de la iglesia de S. Francisco (Villafranca).
  • Iglesia de Santiago (Villafranca del Bierzo).
  • Iglesia de Sta. Mª (Villanueva de Valdueza). Partes importantes de la estructura de la iglesia.

Además existen elementos románicos en:  

  • Iglesia de S. Juan de Paluezas.  
  • Iglesia de S. Pedro (Dehesas).  
  • Iglesia de S. Pedro (Bembibre). Portada.  
  • Iglesia de S. Juan Bautista (Ruitelán). Portada.  
  • Iglesia de Sta. Marina (Balboa). Abside y tramo recto anterior al mismo. 

Escultura Románica

La Escultura es el arte decorativo por excelencia dentro del Románico. Se encuentra en muchos casos subordinada a la arquitectura con la que forma un todo tanto en los capiteles, como, sobre todo, en las portadas.  Algunos ejemplos de escultura románica en el Bierzo

  • Portada de la iglesia de S. Esteban (Carracedelo): Esta iglesia presenta claros elementos románicos en dos portadas laterales, entre las que destaca la del muro sur. Gran parte del resto de la iglesia es del s. XVIII. Arquitectónicamente la portada meridional se abre en el centro del muro, sobre un cuerpo ligeramente adelantado, cobijada bajo un porche, cerrándose con un arco de medio punto peraltado. Presenta cuatro arquivoltas protegidas por un guardapolvo. En cuanto a la decoración escultórica, el mayor de los arcos se decora con formas en zig-zag, otro con motivos florales y los otros dos con molduras redondeadas. El arranque de los arcos (línea de imposta) aparece decorado con diversos motivos: florales, palmetas, rosetas...etc. También el guardapolvo aparece decorado con palmetas. 
  • El tímpano de la Iglesia de S. Salvador de Castroquilame: Castroquilame se encuentra en el término municipal de Puente de Domingo Flórez. A la entrada de esta población y desde la antigua Nacional 120 se debe tomar un desvío a la izquierda por una carretera local que a través de Venta de Yeres nos lleva a Castroquilame y que continúa hacia la comarca de la Cabrera en su vertiente berciana. En el muro sur de la iglesia se encuentra empotrado un tímpano. Tiene forma semicircular y está tallado en un bloque de pizarra. Iconográficamente se representa a Cristo rodeado por las figuras del Tetramorfos (símbolos de los cuatro evangelistas). Cristo aparece sentado, en posición frontal, con túnica y manto, dejando visibles dos enormes pies. Con la mano derecha aparece bendiciendo y en la izquierda sujeta un libro abierto. Su rostro es barbado y aparece con una corona. Toda su figura aparece enmarcada en la mandorla. En cuanto al Tetramorfos, en el ángulo inferior izquierdo aparece el león (símbolo de S. Marcos); en el inferior derecho, el toro (símbolo de S. Lucas); en el ángulo superior izquierdo, el ángel (símbolo de S. Mateo) y en el superior derecho, el águila (símbolo de S. Juan). Cada uno de los símbolos sujeta un libro. 
  • Otros ejemplos: 
    • Portada de la iglesia de S. Esteban (Corullón).
    • Portada de la iglesia de Santiago (Villafranca). 

En cuanto a la Escultura exenta (al margen de las portadas), los mejores ejemplos se encuentran fuera del Bierzo, aún siendo originarios de aquí (Calvarios de Compludo y Corullón). No obstante, hay que citar: 

  • Virgen de la Edrada (Cacabelos).  
  • Virgen (Monasterio de S. Miguel de las Dueñas.
  • Virgen de la Ermita de las Chanas (Noceda del Bierzo).  
  • Imagen de "Santiago" (El Salvador) de El Acebo.  
  • Imagen del Salvador. Monasterio de S. Pedro de Montes. Montes de Valdueza.  

Arte Gótico 

Cronológicamente el estilo gótico nace y se desarrolla en Francia  en el siglo XII y se define y toma su carácter auténtico en el siglo XIII conocido como el "período de las grandes catedrales". 

Las principales etapas por las que pasa el estilo en general, sin centrarnos en ningún país determinado, son: 

  • Gótico de transición: - Cisterciense; - Arte de la Isla de Francia y de Normandía (2ª mitad del s.XII).
  • Gótico Puro (siglo XIII y 1ª mitad del XIV).
  • Gótico Florido (S.XIV).
  • Escuelas Góticas Nacionales (s.XV).

En el Bierzo también tenemos que citar en el siglo XIII, la arquitectura cisterciense que es una arquitectura monacal que encontramos en el monasterio de Carracedo en algunas de sus dependencias, pero sin que se pueda afirmar que en su totalidad  se corresponde con esta fase arquitectónica. Las partes unidas al estilo cisterciense son fundamentalmente las correspondientes a la sala capitular, "cocina de la Reina" y "mirador de la reina"; estas últimas presentan importante decoración lo cual no es común dentro del cisterciense. 

El gótico, en general, se encuentra escasamente representado y curiosamente, para poder encontrar el llamado gótico puro (propio del s. XIII) hay que acudir a Villafranca pero en una obra que se realiza en el siglo XV, en su parte gótica. Esta ausencia de grandes construcciones góticas durante el s. XIII se suele atribuir al escaso desarrollo urbano existente en el Bierzo en estos momentos.

En cuanto a la arquitectura no religiosa, debemos tener presente que en Castilla y León, a diferencia de otras zonas como la Corona de Aragón donde predominan palacios urbanos, el tipo de construcción más común es el castillo

El castillo se convierte así en centro del poder señorial, testimonio de la fuerza militar y socioeconómica de su dueño. En este sentido, y a diferencia de lo que ocurre con la arquitectura religiosa, el Bierzo presenta características similares a las del resto de la Corona de Castilla: desarrollo del feudalismo, luchas nobiliarias (en nuestro caso protagonizadas por las casas de Castro y los Lemos) y abundancia de construcciones nobiliarias: castillo de Ponferrada, Villafranca, Corullón, Cornatel, Balboa y Sarracín. Todos ellos, excepto el de Villafranca se inician antes del siglo XV.  

Ejemplos significativos:  Iglesia de S. Francisco de Villafranca. Esta iglesia presenta varias fases constructivas y por tanto distintos estilos artísticos que van desde el románico hasta el barroco. Nosotros nos vamos a centrar únicamente en la CABECERA de la iglesia que constituye, sin lugar a dudas el mejor ejemplo de arquitectura gótica en el Bierzo. La planta de la iglesia es de una sóla nave, dividida en dos partes claramente diferenciadas: la nave y la cabecera; a ésta última  es a la que nos vamos a referir (Los demás aspectos relacionados con esta iglesia se analizarán en la ruta correspondiente).  

La cabecera es rectangular en la que aparecen como soportes seis pilares adosados con tres columnillas; los dos próximos a la nave arrancan de una especie de plinto y sirven de soporte al arco triunfal que es ojival. Los otros cuatro arrancan desde el pavimento y sirven de soporte a las bóvedas. Dos de ellos no son visibles pues se encuentran cubiertos por el retablo.  

La cubierta de la cabecera consta de dos bóvedas de crucería simples: dos nervios que se cruzan y la plementería. Los nervios se apoyan en los pilares, salvo dos que se apoyan en ménsulas. En el exterior de la cabecera aparecen cuatro grandes contrafuertes que rematan en pináculos. Los vanos que existen en la cabecera e incluso alguno de la nave responden a las características propias del gótico: ventanas ojivales.

En el interior aparece alguna hornacina rematada en arco conopial. La cronología de esta parte de la iglesia nos sitúa en el siglo XV. Por lo demás, prácticamente no existen ejemplos de mayor interés en el Bierzo en lo relativo al arte religioso, si bien las formas góticas aparecen claramente mezcladas con formas renacentistas lo que podemos ver tanto en la Colegiata de Villafranca como en la Basílica de la Encina en Ponferrada, por poner dos ejemplos en una cronología bastante avanzada dentro del s. XVI. 

Presentan elementos góticos (normalmente del gótico final/renacimiento y cronológicamente ya en el s. XVI) las portadas de:  

  • Iglesia de la Ribera de Folgoso.
  • Iglesia de Folgoso de la Ribera.  
  • Iglesia de El Valle.  
  • Cubiertas del claustro del Monasterio de Carracedo.

Finalmente, en relación con el románico y con el gótico existe también el arte mudéjar que utiliza elementos propios de la arquitectura cristiana y elementos de influencia musulmana. En el caso del Bierzo las muestras artísticas de este tipo se reducen a las armaduras y techumbres de madera realizadas desde el s. XIV al XVIII y que tienen buenos ejemplos en la citada  iglesia de S. Francisco o en la capilla de la Visitación de Salas de los Barrios.  

Escultura Gótica

Los tipos iconográficos esquemáticos y estilizados del románico comienzan a ser sustituidos por otros tipos directamente inspirados en la naturaleza, que despierta cada vez mayor interés existiendo una clara tendencia al realismo, buscando representar las figuras tal y como aparecen a nuestra vista. Este es el punto de partida, pero el gótico a nivel escultórico evoluciona siguiendo unos caminos totalmente novedosos respecto al románico: así si en un primer momento se produce una continuidad respecto a la subordinación de la escultura a la arquitectura (escultura monumental) sobre todo en lo que atañe a las portadas, poco a poco la escultura va a ir adquiriendo valor por sí misma, individualizándose cada vez más respecto al monumento arquitectónico, de tal forma que cuando termina el período las principales manifestaciones estarán en muchos casos al margen del marco arquitectónico, aunque no totalmente.  

Estilísticamente las diferencias entre gótico y románico son muchas. En el siglo XIII la exigencia de un Dios Omnipotente, ordenador de todo el pensamiento humano, va desapareciendo ante una serie de cuestiones que atañen directamente al Hombre y a la Naturaleza. La divinidad se convierte en un Dios-Hombre que sufre y que muere en la cruz. Este cambio en la concepción religiosa que influye de forma decisiva en el campo artístico va muy unido a una serie de acontecimientos que ocurren en el seno de la Iglesia: ya en el siglo XII algunas sectas religiosas consideradas heréticas habían intentado superar la separación que en el campo artístico se plasmaba perfectamente en el Románico (ej. valdenses), pero muy pronto dentro de la misma Iglesia se rechaza la religiosidad altomedieval; el mejor ejemplo es la figura de S. Francisco de Asís. Así aunque los temas religiosos siguen siendo fundamentales aparece claramente la preocupación por lo humano: se representa el dolor, la alegría, la tristeza, la muerte, aspectos inexistentes para el artista románico. 

Principales campos de la escultura gótica:  

  • Portadas (Tímpanos, arquivoltas, parteluz, jambas).
  • Retablos, que se desarrollan sobre todo en los siglos XIV y XV. Constan de varias calles o divisiones verticales y varios cuerpos o zonas horizontales. La parte inferior se denomina banco o predela y el remate superior ático. La escena que suele coronar la calle del centro es el Calvario. Aunque algún retablo se hace en piedra lo más normal es que sea de madera policromada y dorada sobre un revestimiento de yeso.  
  • Coros.- Suelen ser de nogal no policromado y la obra escultórica va en los brazos, los respaldos y las misericordias.  
  • Monumentos funerarios.- Pueden ser de diversos tipos: túmulo aislado, túmulo destacando sobre el entorno, arcosolio, adosado a los muros de la iglesia y bajo un arco; en los sepulcros en forma de lecho funerario aparecen estatuillas y relieves; la estatua del difunto suele aparecer yacente sobre el sepulcro. Otras veces el personaje puede ser representado vivo (orando, meditando o leyendo), con apariencia durmiente.  
  • En escultura exenta hay dos temas fundamentales que ya existían en el Románico pero que cambian estilísticamente:
  • El Crucificado que aparece desnudo, cubierto con un faldellín, con pliegues revueltos y angulosos. Aparece con corona de espinas y representa al Hijo de Dios que sufre en el Calvario; es de tres clavos, despareciendo el paralelismo de las piernas. El Crucificado gótico conduce a la compasión, expresando dolor.
  • Virgen con el Niño.- En el gótico se convierte en la Madre que contempla a su Hijo e incluso juega con El. Se abandona el frontalismo y la verticalidad. Otras imágenes que aparecen son: la Piedad, el Calvario y el Entierro de Cristo.

En el Bierzo la escultura gótica es muy escasa y se centra fundamentalmente en imágenes "individuales" ya que de los posibles retablos góticos, no se ha conservado ninguno. Como ejemplos significativos se pueden citar: 

  • Imágenes de la Virgen (S. Andrés de las Puentes y Calamocos).
  • Imágenes de Cristo (iglesia de Santiago de Villafranca del Bierzo; de la Fortaleza en Ponferrada o el de la iglesia de S. Nicolás en Molinaseca).  
  • Imagen de Sta. Leocadia (La Válgoma). 

En escultura de tipo funerario, Mª Angela Franco señala en el s. XIII  la existencia de sepulcros en una capilla del monasterio de Carracedo y, en el s. XV, un sepulcro en el convento de la Anunciada (Villafranca) y dos en el convento de S. Francisco, los del arzobispo don García Enriquez, y el de don Fernando el noble y su esposa doña Inés de Balboa; el primero de ellos es el más interesante desde el punto de vista escultórico. 

Otro aspecto que hay que citar es el relacionado con la orfebrería, destacando las cruces procesionales. Sto. Tomás de las Ollas (se encuentra en la basílica de La Encina), Salas de los Barrios, Villar de los Barrios y Folgoso de la Ribera.  

Bibliografía

  • GOMEZ MORENO, M.- Iglesias Mozárabes. Arte español de los siglos IX al XI. Granada 1975.
  • ROLLAN-ORTIZ, J.F.- Iglesias mozárabes leonesas. Ed. Everest. León 1976.
  • COSMEN ALONSO, C.- El arte románico en León. Diócesis de Astorga. Univ. de León. León 1989.  
  • VV.AA.- El Arte cisterciense en León. Ed. Lancia. León 1988.  
  • FRANCO MATA, M.A..- Escultura Gótica en León. Diputación de Léon. León 1976.