Arte - Período moderno

Textos elaborados  por José Ignacio González Ramos, Catedrático de Geografía e Historia

Debemos tener en cuenta que los siglos XVI, XVII y gran parte del XVIII son períodos de gran actividad constructiva en el Bierzo. Se levantan gran cantidad de edificios religiosos, muchos de ellos de nueva planta, mientras que otros acometen remodelaciones o ampliaciones. Así se fundan nuevos monasterios o conventos en Villafranca y Ponferrada o se amplían o reforman los de origen medieval.

Por otra parte, se construyen edificios públicos y se realizan obras de ingeniería. Así destacan alguna casa consistorial, cárceles, hospitales...etc., puentes (Ponferrada, Congosto, Toreno), obras de pavimentación y edificios civiles como la Torre del Reloj o la Plaza de las Eras en Ponferrada. Se produce una importante construcción de casas nobiliarias en Villafranca, Ponferrada, Cacabelos, Los Barrios, Molinaseca ...etc. Partiendo de este contexto, vamos a tratar de analizar los dos estilos artísticos propios de este período, Renacimiento y Barroco, partiendo de una limitación que es de carácter bibliográfico, puesto que mientras que el siglo XVI en lo que atañe al arte religioso, ha sido objeto de un estudio de carácter monográfico, el siglo XVII (la época barroca en general), no cuenta con estudios de ese tipo, sobre todo en lo que se refiere a la arquitectura.  

Por otra parte, debemos tener en cuenta que las influencias artísticas de carácter estilístico llegan bastante tarde al Bierzo, de tal forma que, aunque Voces Jolías llega a distinguir hasta tres etapas a las que vamos a hacer referencia, realmente se podrían simplificar en dos: un renacimiento de tradición gótica que permanece durante una parte muy importante del siglo XVI, y un renacimiento clasicista. Por su parte, el barroco en arquitectura, tiene poca importancia desde el punto de vista estilístico, si exceptuamos algunos ejemplos, de tal forma que un barroco propiamente hablando, en este caso de influencia gallega, no lo encontramos hasta la construcción del Colegio de la Compañía de Jesús en Villafranca, sobre todo en su claustro. 

Por estos motivos, las etapas que damos para el período moderno en el Bierzo, se atienen más a una clasificación tradicional de la historia del arte con un valor cronológico que estilístico. 

Arte Renacentista

A nivel general de la historia del arte, se incluyen en la etapa conocida con el nombre de Renacimiento las manifestaciones artísticas que se producen en Italia durante los siglos XV y XVI, mientras que para el resto de Europa occidental esta etapa se reduce al siglo XVI.

La delimitación Edad Media-Renacimiento en España es bastante problemática hasta el punto de que algunos historiadores del arte defienden que el Renacimiento no arraiga en España con igual plenitud que en el resto de Europa o en Italia. Debemos tener en cuenta que aquí la Corte, la Iglesia y la nobleza seguirán siendo los impulsores del arte y que desde el punto de vista artístico hay una perviviencia de formas artísticas góticas y mudéjares (medievales) que se mezclan con nuevas formas que tienen su origen en Italia (renacentistas).  

No existe una separación radical entre las etapas finales del gótico (gótico flamígero/ estilo isabelino/ estilo RR.CC.) y los inicios del Renacimiento. A finales del siglo XV ya aparecen los primeros indicios de un contacto con el Renacimiento, pero en arquitectura es normal la mezcla entre elementos góticos, sobre todo en la estructura del edificio, y renacentistas, sobre todo en la decoración.  

A nivel general en la arquitectura española del s. XVI se distinguen tres etapas:  

  • Etapa Plateresca.- (Primer tercio del siglo XVI) No hay un corte radical con el período anterior; lo que ocurre es que poco a poco se van implantando formas y modelos italianos.
  • Etapa Purista.- (Segundo tercio del siglo XVI). Las formas italianas aparecen incluso en las estructuras arquitectónicas; durante el reinado de Carlos V influye incluso el clasicismo de Bramante.
  • >Etapa herreriana o Escurialense.- (último tercio del siglo XVI); se corresponde con el reinado de Felipe II y el inicio de la Contrarreforma. 

En el caso del Bierzo, el arraigo de elementos goticistas es muy marcado, de tal forma que, según Voces Jolías en su análisis del arte religioso durante el siglo XVI, el triunfo claro de las formas renacentistas no se produce hasta mediados de siglo. 

Como características generales de la arquitectura de este período en el Bierzo podemos señalar las siguientes:

  • Importancia de la arquitectura religiosa, siendo escasas las muestras de arquitectura civil. Al margen de algunas casas solariegas, tal vez los ejemplos más significativos sean la Torre del Reloj y la Casa de la Cárcel (ésta muy modificada posteriormente), ambas en Ponferrada.
  • Mantenimiento de la influencia gótica (arcos, cubiertas) y aparición paulatina de elementos renacentistas (pilares, pilastras, arcos de 1/2 punto o sencillas portadas) que poco a poco irán triunfando en una línea claramente clasicista que continuará en el s. XVII.
  • Importancia de los artesonados de influencia mudéjar.

Estas características se pueden ver claramente en el análisis de los principales ejemplos, dentro de las etapas que establece el citado autor: 

Pervivencias góticas e introducción al Renacimiento (1533-1553)

Los ejemplos arquitectónicos más destacados son: 

  • Iglesia de Compludo, que constituye la primicia de la arquitectura berciana en el citado siglo ya que se construye en 1533. A pesar de algunos detalles renacentistas, presenta numerosos elementos medievales (arcos conopiales, apuntados y carpaneles, artesonado del crucero).
  • Colegiata de Villafranca. Su estructura general sigue siendo gótica (naves, bóvedas, ábside, arcos apuntados, carpaneles y conopiales) contrafuertes o estribos, pero en este edificio también encontramos elementos claramente renacentistas: grutescos, arcos de 1/2 punto, algunas columnillas de influencia clásica, pilastras e incluso los pilares cilíndricos. 
  • Capilla de Ambrosio de Castro (Iglesia de S. Francisco de Villafranca). Su cubierta es una bóveda típica de las etapas finales del gótico con arcos conopiales y forma estrellada realizada en ladrillo. Existe algún detalle renacentista incluida la decoración pictórica. 
  • Iglesia parroquial de S. Pedro Castañero que, aunque con una cronología que va desde el s. XV hasta el s. XVIII, es otro ejemplo arquitectónico del momento. 
  • Iglesia de S. Martín (Salas de los Barrios). (Conserva restos de la primitiva edificación románica). La mezcla de elementos góticos (arcos apuntados, bóvedas de crucería y ventanas con arcos rebajados) y renacentistas (arcos de 1/2 punto de separación de naves y en algunas ventanas, pilares cilíndricos, contrafuertes y torre) es clarísima en este edificio.

Triunfo de las formas renacentistas (1553-1571)  

Los principales ejemplos arquitectónicos de esta etapa son: 

  • Capilla de la Visitación (Salas de los Barrios). Su estructura corresponde al s. XVI, pero la fachada es en buena parte del s. XIX. Tanto la nave como el presbiterio (cabecera) se cubrían con artesonados de madera; el de la nave ya no existe. 
  • Iglesia de Santibáñez del Toral. Su planta se estructura en base a una sóla nave, alargada con una gran capilla mayor a la cabecera. La cubierta de la nave es un artesonado. Resulta muy interesante la portada: puerta coronada por un arco de 1/2 punto, enmarcado por columnas de capitel jónico y rematado toda ella por dos angelotes en las esquinas. En cambio la cabecera es obra del s. XVIII. 
  • Iglesia de Castropodame. Planta formada por dos naves muy alargadas (este tipo de planta es muy rara en el s. XVI en el Bierzo). La separación de naves se hace mediante cuatro pilares rectangulares y arcos de 1/2 punto. También la cabecera se separa del resto de la nave con este tipo de arcos. Destaca el artesonado, el mejor realizado en el Bierzo en el s. XVI, en opinión de Voces Jolías. 
  • Iglesia parroquial de Matachana. Presenta enorme complejidad porque antes de 1570 ya se encontraba construida la nave y en el último tercio se amplía por la cabecera. 
  • Basílica de Ntra. Sra. de la Encina (Ponferrada). Gran parte del templo corresponde al s. XVI. En cambio, la torre se comienza en 1614 y se prolonga su construcción durante todo el siglo, con multitud de maestros. La sacristía mayor (siglos XVII y XVIII). El camarín (siglo XVIII).
  • Iglesia parroquial de Cubillos. Planta de salón (nave única) con dos capillas laterales. la cubierta de la nave es una bóveda de cañón con lunetos y las capillas llevan bóvedas de crucería estrelladas.
  • Otras: Capilla mayor de la iglesia de Sta. Marina de Torre y Capilla Mayor de la iglesia de Poibueno. 

El Manierismo  

Se corresponde con el último período constructivo dentro del s. XVI. En el caso del renacimiento hispano esta fase (denominada a nivel general herreriano) se caracteriza por una desnudez de las formas arquitectónicas, por la importancia de las formas geométricas y por la desaparición de la ornamentación, salvo en lugares concretos. La influencia de estas características también llega al Bierzo.  

Los ejemplos más significativos son: 

  • Iglesia parroquial de Carracedo de Compludo, con planta rectangular perfecta de salón, obra del maestro de la Trasmiera, Juan de la Fuente. 
  • Iglesia parroquial de Lago de Carucedo, con trazas de Juan de Alvear.
  • Torre de la iglesia de Vega de Valcarce, obra de Juan de la Pedrosa.
  • Iglesia parroquial de Balboa, con planta de nave de salón y capillas laterales, obra de Juan de Perayos, de Villafranca y Juan de la Pedrosa de la Trasmiera en la parte constructiva correspondiente a este período ya que su cabecera semicircular (ábside y tramo recto) es típica de un románico rural tardío.

Escultura Renacentista

Los orígenes de la escultura renacentista española hay que situarlos en el primer tercio del siglo XVI, período en el que todavía perviven claros goticismos. No obstante, debemos tener en cuenta que las frecuentes relaciones con Italia así como la existencia de dominios territoriales, permitieron y a la vez facilitaron la entrada de las corrientes renacentistas. También siguen llegando a la Península Ibérica escultores de otros países, principalmente, franceses y flamencos. 

En cuanto a la escultura renacentista en el Bierzo hay que señalar que es ante todo y sobre todo religiosa, destacando LOS RETABLOS. En cuanto a las sillerías de Coro, la única que se conserva en el Bierzo del s. XVI es la de la Iglesia de S. Francisco de Villafranca.

Ejemplos significativos de Retablos:

No existen retablos de las primeras décadas del s. XVI, siendo escasos los de la segunda fase (Purista) y muy abundantes los de la tercera (Manierista). Por otra parte, aunque los estudiosos del arte diferencian el trabajo propio de construcción del retablo del escultórico, y dentro del último apartado los relieves y la escultura exenta, nosotros los vamos a analizar conjuntamente. Voces Jolías distingue las siguientes tendencias o fases: 

Tendencia Purista

  • Retablo de la iglesia de Compludo. Se realiza en 1533 y es el primero fechado y conservado en el Bierzo y el retablo completo más antiguo de todos, pues ya hemos señalado que de los probables retablos góticos sólo quedan imágenes sueltas.  
  • Retablo de la Capilla de la Visitación (Salas de los Barrios).  

Tendencia Manierista

  • Retablo de S. Miguel de la Capilla de la Visitación (Salas de los Barrios).  
  • Retablo de la Trinidad (Colegiata de Villafranca). Actualmente se denomina de la Inmaculada. En opinión de Voces Jolías es el mejor retablo renacentista del Bierzo, al menos en cuanto al ensamblaje. Presenta 7 calles y dos cuerpos, rematado el último con frontón triangular. Se realiza entre 1553 y 1557.
  • Retablo de Castropodame.  
  • Retablo de Paradaseca.
  • Retablo de la Iglesia de S. Pedro Apóstol (Dehesas).- Presenta, horizontalmente banco y atlantes, y sobre ellos, tres cuerpos, rematado en ático el de la calle central y crestería los demás; en sentido vertical, presenta tres calles y dos entrecalles. Presenta superposición de órdenes en sus columnas y todo el retablo está dedicado a escultura. Dentro del retablo destaca el sagrario, probablemente el mejor de todo el s. XVI berciano. Este retablo se realiza entre 1557 y 1560 y son sus autores Nicolás de Brujas y Lucas Formente, atribuyéndose al primero el ensamblaje del retablo y al segundo la labor escultórica. El retablo es pintado por Pedro de Mondravilla, aunque existe un contrato con G. Becerra, pero no se llegó a cumplir. 

Estos dos escultores realizan más de la mitad de las obras de este período en el Bierzo. El primero, de origen flamenco, reside en Salas de los Barrios y el segundo es de Villafranca. Realizaron obras de forma conjunta e individualmente: 

  • Como obras conjuntas destacan, entre otras, el ya citado Retablo de Dehesas, una imagen de Sta. Ana en Ocero, un retablo en Peñalba y el retablo de la iglesia de S. Andrés de Montejos.
  • Son obra de Nicolás de Brujas, a título individual, los relieves del artesonado de la Capilla de la Visitación (Salas de los Barrios) y se le atribuyen también las imágenes del retablo mayor de esta capilla y del retablo de S. Miguel; el retablo de S. Pedro Castañero y varias custodias. De Lucas Formente son el retablo de S. Juan de Paluezas, el retablo de la iglesia de Balboa y el retablo de Villaverde de la Abadía. 

Línea clasicista  

Destaca como único retablo dentro de este estilo el de Folgoso de la Ribera. Presenta banco y dos cuerpos en sentido horizontal y siete calles, reducidas a cinco en el sentido vertical.  

En cuanto a la pintura, dentro de una temática claramente religiosa como ocurre en la pintura renacentista española en general, en el Bierzo no existe ningún retablo realizado únicamente con tablas pictóricas. Sin embargo la gran mayoría de la pintura realizada fue para retablos, excepto el tríptico del Descendimiento en la capilla de la Visitación (Salas de los Barrios, actualmente en Astorga) y los cuadros de ermitaños del convento de la Anunciada en Villafranca. 

La mayoría de las obras son anónimas documentándose algún pintor natural de Valladolid e incluso uno italiano que pinta en Villafranca invitado por el Marqués. 

El autor tantas veces citado divide la pintura renacentista en tres fases:

  1. Primer renacimiento. Las influencias gótico-flamencas son importantes. Destacan:
    • El retablo de Villar de los Barrios.
    • Pinturas del retablo de Compludo. 
  2. Reacción purista. Influencia clara del renacimiento italiano de comienzos del s. XVI. Como obras más importantes:
    • El Tríptico del Descendimiento (Capilla de la Visitación), aunque la tabla central es totalmente flamenca.
    • Pinturas del retablo de Lago de Carucedo.
    • Pinturas del retablo de S. Juan de Paluezas.
    • Pinturas de la Colegiata de Villafranca.
  3. Tendencia manierista. Importante número de obras en sagrarios (Dehesas, Bustarga, Robledo de las Traviesas, Villar de los Barrios) o tablas dentro de los retablos como ocurre en S. Andrés de Montejos, Santibáñez del Toral, Boeza o en cuadros como en La Anunciada de Villafranca.

Finalmente, en relación con la Orfebrería, destacan sobre todo las cruces procesionales y en mucha menor medida, los cálices y copones , siendo muy escasas las custodias.  

Como ejemplos de cruces procesionales más significativas se pueden citar las de Viñales, S. Clementa de Valdueza, Cubillos, Noceda, Toral de Merayo, Poibueno, Rimor, Tombrio y Castropodame.  

Arte Barroco

Se entiende por Barroco una época o etapa que, a nivel artístico, se inicia con el paso del siglo XVI al XVII y continua hasta mediados del siglo XVIII. 

Los orígenes de la Arquitectura barroca española hay que buscarlos en el estilo herreriano del último tercio del siglo XVI.  

>En relación con esta etapa, en el Bierzo hay que señalar, en primer lugar, que son numerosas las iglesias construidas en este período; no obstante, existen pocas obras que presenten calidad y originalidad suficiente y además permanece durante bastante tiempo la línea clasicista propia de la etapa anterior. Probablemente la obra más llamativa sea el Colegio de Jesuitas (actual PP. Paúles) de Villafranca del Bierzo. La gran mayoría de las iglesias suelen presentar una estructura similar: una nave con dos capillas laterales formando una especie de crucero, sobre el que suele ir una cúpula y cabecera cuadrada o ligeramente rectangular. En algunos casos llevan portada y torre a los pies; también pueden tener tres naves. En arquitectura civil, la obra más importante del período es el Ayuntamiento de Ponferrada, pero también hay toda una serie de casonas nobiliarias, construidas en diversos núcleos de población, a las que haremos una breve referencia en un apartado final. 

Por otra parte, hay que tener presente que no contamos con ninguna obra específica sobre la arquitectura berciana y las que la estudian a nivel provincial simplemente citan los edificios más importantes.

Algunos ejemplos  significativos de iglesias, además del citado, serían los siguientes: 

  • Iglesia de S. Nicolás y Santuario de las Angustias (éste reformado posteriormente), en Molinaseca. La iglesia parroquial presenta tres naves, separadas por pilares y cúpula.
  • Iglesia de Campo, resultando interesante la fachada formada por dos cuerpos.  
  • Gran parte de la iglesia de Espinoso de Compludo.
  • Iglesias de S. Andrés y S. Antonio en Ponferrada.
  • Gran parte de la iglesia de S. Andrés de Montejos.  
  • Portada de la iglesia de S. Clemente de Valdueza.
  • Iglesia de Colinas del Campo.  
  • Iglesia de S. Lorenzo.  
  • Iglesia  y ermita del Cristo de Villar de los Barrios.  
  • Torre-espadaña de la iglesia de S. Miguel de Langre.
  • Iglesia de Langre, que es sin duda uno de los mejores ejemplos de arquitectura barroca religiosa en el Bierzo. Presenta una magnífica portada enmarcada por torres. Su planta es rectangular estructurada en tres naves, separadas por pilares y arcos de 1/2 punto. También tiene una cúpula sobre pechinas con linterna octogonal hacia el exterior. Toda ella se realiza en magníficos sillares de piedra hacia el interior y hacia el exterior. 

En relación con la escultura y a nivel general, existe una continuidad en la utilización de materiales y en algunos temas, aunque otros resulten totalmente novedosos a partir de las directrices surgidas del Concilio de  Trento. Y esto es así porque la fuerza expresiva derivada de la utilización de la madera policromada se prestaba muy bien para estas directrices. 

En lo que atañe al Bierzo, podemos hablar de las sillerías de coro de la Colegiata de Villafranca y del monasterio de S. Pedro de Montes, pero sobre todo de imaginería y de retablos; estos últimos son numerosísimos hasta el punto que es rara la iglesia berciana que no tiene algún pequeño retablo que presenta características barrocas. Por este motivo simplemente vamos a señalar los que son más significativos. 

Fernando Llamazares, en su estudio sobre el retablo barroco en la provincia de León, analizando sobre todo el papel de los ensambladores y escultores y tomando como marco geográfico las comarcas de Villafranca y Ponferrada, señala las siguientes etapas: 

Período contrarreformista (1660-1650)  

En la comarca de Villafranca destaca el retablo de Valtuille de Abajo, estructurado en banco, dos pisos y tres calles, añadiéndosele un ático posteriormente; es obra de Juan Fernández  

En la comarca de Ponferrada, la obra más importante es el retablo de la Basílica de la Encina, obra de Mateo Flórez, auxiliado por Mateo de Prado y Jácome de Prado e inspirado, según el autor citado, en el retablo de la catedral de Plasencia. Es una de las obras fundamentales de la retablística barroca provincial.  

También destaca el retablo mayor de la iglesia de Almázcara que procede del convento de S. Agustín de Ponferrada y el retablo mayor de la iglesia de Cubillos, obra de Francisco del Corral. 

Período prechurrigueresco (1650-1690).  

En la comarca de Villafranca, la obra más importante es el retablo del convento de S. Francisco, obra del ensamblador Francisco González y del escultor José de Ovalle y Bernaldo de Quirós.  

También hay que citar el retablo mayor del monasterio de Vega de Espinareda, el retablo de la iglesia de la Compañía de Jesús de Villafranca, obra de Francisco López de Sisto y del citado José Ovalle. Los retablos del convento de S. José de Villafranca y del monasterio de S. Miguel de las Dueñas son obra de José Ovalle.  

En la comarca de Ponferrada, probablemente el retablo más destacado de este período fuese el de la antigua iglesia de S. Pedro.  

Período churrigueresco (1690-1737)   

Simplemente señalar en la comarca de Ponferrada, el retablo del santuario de las Angustias de Molinaseca, en la actualidad  muy reformado, quedando pocos elementos originales.  

En la última etapa analizada por este autor (Período Rococó -1737-1780) no existen ejemplos que sean realmente significativos en el Bierzo. 

En cuanto a la pintura, el mejor ejemplo de pintura barroca sobre tabla se encuentra en el retablo de la capilla de D. Lope en Cubillos, siendo obra del pintor madrileño Alonso del Arco.  

El Neoclasicismo

Generalmente se entiende por Neoclasicismo toda tendencia artística hacia un ideal que se considera clásico, es decir que toma como principal marco de referencia la antigüedad greco-romana. En este sentido, el Neoclasicismo como tendencia aparece en diversos períodos de la Historia del arte. Sin embargo a nosotros nos interesa el Neoclasicismo entendido históricamente y en sentido estricto, entendiendo por tal el período artístico que surge en la segunda mitad del s. XVIII y continúa durante una parte del siglo siguiente. Se trata fundamentalmente de una reacción academicista contraria a los excesos del barroco final y más concretamente del rococó, y que defiende primordialmente una vuelta a la antigüedad greco-romana. 

En lo que atañe al Bierzo, es el último período al que vamos a hacer referencia, al existir algunos edificios que son significativos. En este sentido los mejores ejemplos son:

  • La iglesia de Toral de Merayo que es probablemente una de las mejores obras neoclásicas que se pueden encontrar en El Bierzo; se construye en mampostería de pizarra con sillares de granito en las esquinas. El remate de la fachada es mediante frontón triangular y a ambos lados se encuentra enmarcada por dos torres rematadas en chapiteles. Su planta es de cruz latina, utilizando como cubierta la bóveda de cañón con lunetos y cúpula sobre pechinas en el crucero.También el retablo mayor es de estilo neoclásico utilizándose columnas y frontones.
  • En Bembibre son de estilo neoclásico la fachada de la iglesia de S. Pedro y el santuario del Ecce Homo
  • En Cacabelos,  la fachada del santuario de Las Angustias
  • En Toreno, la iglesia parroquial.
  • Finalmente, destacar la iglesia del monasterio de Carracedo y toda la obra neoclásica de S. Pedro de Montes (aproximadamente 2/3 partes de la totalidad de la obra) en la que destacan los restos del claustro. 

También existen algunos retablos como por ejemplo el de Colinas del Campo.  

Bibliografía

  • VOCES JOLIAS, J.Mª.-  Arte religioso en el Bierzo en el s. XVI. Ed. Bérgida. Ponferrada 1987.  
  • LLAMAZARES RODRIGUEZ, F.- El Retablo barroco en la provincia de León. Madrid 1991.