Geografía - La población berciana

Textos elaborados  por José Ignacio González Ramos, Catedrático de Geografía e Historia    

Etapas y características

Si partimos de que en 1857 el Bierzo contaba con 90.717 hbs., podemos señalar una fase de retroceso demográfico que llega hasta 1910. Este retroceso se debe a un crecimiento natural muy lento y a la importancia de la emigración americana.

De 1920 a 1960 son años de crecimiento demográfico por la reducción de las tasas de mortalidad, el manteniemiento de altas tasas de natalidad y, en los años de postguerra, por la política autárquica del régimen franquista.

Desde 1970 a 1995 se produce un retroceso demográfico con una ligera recuperación en los años noventa. La causa fundamental es la fortísima emigración.

Por otra parte, la densidad de población en el año 1995 es de 48´3 hb/Km2, superior a la de la provincia de León ( 36 H/km2 aprox.) y  a la de Castilla y León (27), pero claramente inferior a la de España (76 hb./Km2).

Estas características generales esconden enormes diferencias en cuanto al comportamiento demográfico entre los municipios de la hoya y villas mineras, por una parte y el área de montaña por la otra. Estas diferencias atañen en principio a la densidad de población. Sirvan simplemente de ejemplo los menos de 3 hb/km2 de Candín (que, aunque sin cifras tan extremas, se puede generalizar a toda el área de montaña) y los casi 260 hb/km2 de Cacabelos en el caso de la hoya. 

En segundo lugar existe unas diferencias importantes en cuanto al movimiento natural de la población. La pérdida de población en el área de montaña en el momento actual no se explica exclusivamente por los movimientos migratorios que han perdido fuerza, sino por una incapacidad biológica de renovación como consecuencia de una estructura poblacional por edades totalmente descompensada en la que la población joven (en edad de procrear) es muy poco representativa. En cambio en una parte importante de los municipios de la hoya y en las villas mineras (en éstas por lo menos hasta hace algunos años) el crecimiento natural, aunque lento es positivo.

Finalmente, debemos tener presente que la población berciana ha participado en todos los movimientos migratorios que han afectado a España desde finales del siglo XIX: emigración americana (hasta la I Guerra Mundial), emigración a Europa Occidental en las décadas de los 60 y 70, emigración a los centros industriales del país (prácticamente hasta a la actualidad)...etc, pero además de forma casi permanente se está produciendo un trasvase de población desde las zonas de montaña hacia Ponferrada y villas de carácter semiurbano junto con los núcleos mineros que además han sido receptores de inmigrantes extranjeros. En todos estos procesos migratorios, aunque coyunturalmente hayan participado todo tipo de municipios, es la montaña la que se ha visto afectada de forma más brutal, hasta tal punto que los despoblados que entre los años 60 y 80  se producen en las estribaciones de montes Aquilianos, montes de León y sierra de Gistredo, comienzan a generalizarse a todos los municipios de la montaña berciana en los últimos años.