¿Qué es el Instituto de Estudios Bercianos?

Logo del Instituto de Estudios Bercianos

El Instituto de Estudios Bercianos se funda en 1959 con el objetivo de trabajar por la cultura de la comarca del Bierzo y su difusión.

Es un servicio público, entendiendo que su actividad va dirigida no sólo a los socios, sino a la sociedad berciana en general, facilitando el uso de nuestros materiales y de nuestra información. La relación que mantenemos con todas aquellas personas e instituciones que tienen el Bierzo como motivo de trabajo nos permite una situación inmejorable para acceder a un determinado número de fuentes que no son asequibles al público en general.

Es un lugar de encuentro para personas con inquietudes culturales  y con ánimo de conocer, preservar y promover la cultura que hizo que la historia de las gentes del Bierzo fuera distinta, y a la vez tan igual, a la de otros hombres y mujeres. 

Objetivos de trabajo pendientes

Desde el Instituto de Estudios Bercianos asumimos como propios, igual que anteriormente lo hemos hecho con el Monasterio de Santa María de Carracedo o con Las Médulas de Carucedo, los siguientes temas pendientes en la recuperación y dignificación de nuestro acervo cultural: 

  • Monasterio de San Pedro de Montes, ese trabazón vivo en piedra rota acogido a la falda protectora del Aquiana, testigo mudo del tiempo y los avatares de la historia.
  • El acondicionamiento y adecentamiento de los castillos del Bierzo : Balboa, Sarracín.
  • Buscamos fomentar la sensibilización para la recuperación del Patrimonio Arquitectónico Vernáculo de tantos pueblos y villas del Bierzo, esa arquitectura tradicional entrañable, en los que la falta de legislación adecuada y sin apenas normativas de conservación y ordenación del territorio, están llevando a una total ausencia de estética autóctona, homogénea y personalizadora. Por otra parte, entendemos que la Junta de Castilla y León debe impulsar el retorno a nuestra tierra del patrimonio berciano, disperso en distintos museos de la provincia.
  • Intentamos la conservación de las lenguas autóctonas de la población del Bierzo y que se asuma un hecho cultural diferenciador de nuestra tierra.
  • Asumimos la protección de nuestro patrimonio natural, víctimas de un desarrollo económico mal entendido. Que se creen de una vez esas infraestructuras turísticas que sostengan a las familias pegadas a su terruño, como se ha hecho en otras comarcas cercanas.
  • Asumimos también la despoblación y el envejecimiento de nuestro Bierzo rural, de los Ancares y Fornela, de las estribaciones de los Aquilianos, de la Cabrera, del Valle del Boeza. Tomemos medidas para que esto no ocurra. Estudiemos con profundidad la articulación de nuestro territorio. Búsquense alternativas para esos puestos de trabajo necesarios, manténganse abiertas las escuelas, protéjase la agricultura y ganadería de montaña para que nuestro Bierzo Alto no se muera, así como lo está haciendo, lenta, pero inexorablemente, delante de nuestros ojos.

El Instituto tiene un compromiso con la cultura del Bierzo que se materializa en: ciclos de conferencias, conciertos, publicaciones, inventarios, exposiciones, jornadas de autor, concursos fotográficos y musicales, colaboraciones con ayuntamientos de nuestra comarca y con centros de estudios limítrofes,  estudio y catalogación de la arquitectura popular, con el "descubrimiento" de espacios histórico-artísticos o con el mero disfrute del tiempo de ocio de los jóvenes y de sus socios.

Queremos seguir así, manteniendo nuestras tradiciones, nuestro folclore, los restos de nuestro pasado… en una palabra, nuestra seña de identidad  enriquecedora,  que no resta, sino que suma, tanto para la provincia como para la Comunidad Autónoma.